hygge
septiembre 30th, 2018 by Psicotraining
Nos pasamos la existencia en búsqueda de la felicidad, como un estado final al que llegar o alcanzar, y perdemos la perspectiva de que la felicidad son momentos, son las pequeñas cosas que vivimos, son lo que hacemos y nos encontramos durante este camino que llamamos vida.
Según un informe de la ONU que  se comenzó en 2012, Dinamarca es el país más feliz del mundo, hecho que se atribuye a dos causas. Una, el escandinavo estado de bienestar. Otra la práctica del Hygge.

¿Qué es el Hygge?

La traducción de esta palabra no existe como tal, pero viene a decir algo así como  “acogedor”, “bienestar”, “comodidad”, “Libertad”. Según afirman los daneses, tiene que ver con lo social, con compartir momentos de disfrute con otras personas. Dichos momentos de pequeños placeres que nos hacen felices, también pueden disfrutarse a solas.
La moda del Hygge, poco a poco empieza a irrumpir en nuestro país, por medio de libros como “Hygge: la felicidad de las pequeñas cosas” de Meik Viking. Y lo cierto es, que no parece ninguna tontería. La sociedad en la que vivimos nos empuja a las prisas, a la hiperestimulación de los sentidos, al consumismo, a la comida rápida…en fin, un ritmo vertiginoso del que desear parar por un momento y disfrutar, focalizándonos en el aquí y en ahora.
Trasladar esta filosofía a otros países como España, no parece del todo fácil, ya que nuestra cultura y nuestro clima no facilitan lo que a los escandinavos sí. Parece que las bajas temperaturas y el largo invierno les hubiera llevado a encontrar una forma de disfrute más hacia el interior (de la casa incluso) que hacia el exterior. Pero en verdad el concepto no tiene que ver tanto con la temperatura ni el lugar si no con la manera en la que vivimos la situación.
Para poder ser felices lo primero es querernos y respetarnos a nosotros mismos, y a partir de ahí, podremos disfrutar de las demás cosas. Esta sería la primera premisa. La segunda premisa es disfrutar cada día por unos minutos de la sensación de paz y tranquilidad.

¿Cómo practico entonces el Hygge?

1) Haz de tu ambiente un lugar cómodo: Los elementos de decoración y los objetos pueden ayudarte a hacer de tu sitio un lugar bonito en el que te guste y te relaje estar. Ropa cómoda, edredón, un buen libro y un café en una mañana de domingo. Eso es Hygge.
2) Busca tu momento: Dedicar un tiempo cada día a hacer aquello que nos gusta o nos hace sentir bien, es fundamental para sentirnos bien. La idea es cuidarse y relajarse, a pesar de las obligaciones.Prueba los beneficios.
3) Abre tu casa a los demás: Una reunión con amigos, una merienda, o una comida en casa juntos. A los Daneses les encanta reunirse en sus casa y compartir el tiempo con los suyos allí. Pero una cena en un restaurante con amigos también puede resultar Hygge.
4) Crea un ambiente acogedor: Música de fondo, iluminación, velas… jarrón con flores secas sobre la mesa y tazas bonitas. Esto también es Hyggelig.
5) Todo lo que rompa ese estado de relax no es Hygge. Evítalo si puedes:  Los temas escabrosos, la política, todo lo que crispa a la gente… hace que el momento Hygge se rompa, y con ello la tranquilidad, el relax y el disfrute. Pensar en el trabajo fuera de él, en los problemas, las prisas… todo esto rompe el estado emocional de paz.
6) Mejor en grupos pequeños pero de calidad: Mantener una conversación y no estar pendiente de varias a la vez con interrupciones, eso es Hygge. Demasiados estímulos no ayudan. Es mejor disfrutar de una reunión con un pequeño grupo de amigos con los que poder conversar y disfrutar de ello.
7) El placer de cocinar: Para los Daneses cocinar y preparar bebidas calientes es también otro pequeño placer para compartir con los suyos. Puedes hacerlo solo o en compañía, disfrutando de la preparación con el cuidado que requiere, y también del momento de degustar, cuidando siempre los pequeños detalles.
8) Haz cosas hyggelig: La felicidad está en lo sencillo. Hacer aquello que te guste. Juegos de mesa, dibujar, tejer… Pero sin el móvil,  la televisión o la Tablet, pues es lo contrario al relax y queda excluido.
9) Si quieres seguir la filosofía Hygge para ser feliz no hagas cosas unhygge: Lo que nos aleja de la paz, del relax, de lo cómodo, de lo placentero… nos aleja del Hygge. Ver una película de acción o terror es un ejemplo. Un bar típico con gentío, ruido… tampoco lo es. Sí lo serían aquellos lugares bonitos y tranquilos, de cuidada decoración, en los que entramos y sentimos paz y comodidad, así como ver una película calmada que nos haga sentir bien.
10) Mantente consciente: Saberse disfrutando de estos pequeños placeres tranquilos, es esencial. Este punto está muy relacionado con el concepto de Mindfulness o conciencia plena, y con el movimiento de Slowliving. Además de saberlo, es importante expresarlo, proponerlo en los planes conjuntos o proponértelo a ti mismo, sabiendo lo que vas a hacer, con este fin, y cómo hacerlo. Como quien planea: “Hoy vamos a ir a ver un partido de fútbol al bar” (no hygge) poder planear: “Hoy vamos a tomar un té en mi casa, ver una peli comiendo pizza, o jugar a un juego de mesa, y vamos a pasar una tarde Hygge“.

¿Prefieres los placeres Hygge que están de moda o los españoles?

Según algunas encuestas los pequeños placeres que más valoramos los españoles por orden, son los siguientes:
– Parar el despertador y poder seguir durmiendo.
– Tener preparada al llegar a casa la comida favorita.
– Dormir con el sonido de la lluvia.
– El olor a mojado de la lluvia.
– Los momentos de silencio total.
– Reír a carcajadas.
– El olor de las páginas de un libro.
– Encontrarse dinero en un bolsillo que no sabías que tenías.
– Mover la cabeza al lado frío de la almohada en verano.
– Quitarse los zapatos después de un día agotador.
– Entrar en un lugar con calefacción después del frio.
– Escuchar sonar tu canción favorita en la radio.
– Mojarse la cara en un día de calor.
– El olor a café.
– Pisar las hojas secas del otoño.
– Beber algo caliente en un día de frio.
– Ponerse ropa recién limpia.
– El calor de las fotocopias recién limpias.
¿Y tú, cuáles son tus pequeños placeres?
Tras estas dos listas propuestas, lo que recomendamos desde Psicotraining Madrid es que tú mismo confecciones la tuya. Es importante que conozcas qué pequeñas cosas causan placer, paz, o tranquilidad en ti.  Por el disfrute, y porque tener tu propia lista te ayudará en aquellos momentos en los que peor te sientas y necesites recobrar la paz. Como una táctica amortiguadora del malestar, de las preocupaciones, y de tu día a día. Dedicarte unos momentos Hygge, de paz, de placer o de tranquilidad, te ayudará a recobrar el equilibrio y bienestar
.
Articulo: Tania Soria. Psicóloga col. M22296. 
               Fundadora Psicotraining Madrid. 

Posted in General Tagged with: